domingo, 21 de abril de 2013

mi primera vez


Hola he relatado mucho sobre aventuras que he tenido, pero nunca de cómo fueron mis primeras veces en el delicioso y satisfactorio mundo del sexo, así que este relato hablara de esos días, espero que lo disfruten y hacerlos venir : P .

Tenía 9 años casi cumplía 10 años yo aunque todavía no tenía cuerpo de mujer o como el que tengo ahora si tenía unas nalgas ya muy paraditas, digamos que siempre he sido nalgoncita, de senos pues no tenía mucho pero ya usaba corpiño, también estaba muy piernona en fin, vivíamos en casa de mi abuelo papa de mi mama porque mi padre se separó de mi mama cuando yo tenía 5 años, mi mama es enfermera y por lo tanto cada mes tiene que rolar turnos de 12 horas y cuando le tocaba el turno de la noche me quedaba con mi abuelo, a su cuidado el en su recamara y yo en la mía por mucho tiempo desde que vivíamos con el nunca paso nada raro hasta una noche que mi mama se fue a trabajar yo estaba en mi recamara no podía dormir no sé qué hora seria pero ya tenía mucho tiempo acostada sin poder dormir, me imagina a algún niño de la escuela besándonos o tocándonos, eso me comenzaba a excitar, después de un rato tocándome los muslos empecé a tocar mi vagina con muy pocos bellitos casi nada, en eso escuche que cerraron la puerta de la recamara de mi abuelo que está justo enfrente de la mía, entonces me hice la dormida cuando escuche que entro a mi recamara, y me pregunto que si ya estaba dormida, entonces no conteste nada, él se acercó a mi cama y se acostó a un lado de mí y me abraso por el estómago, yo solo me quede quieta, entonces el empezó a acariciarme las piernas muy suavemente y de repente los senos, yo me quede fría sin poder moverme pero me empezaba a excitar más de lo que ya estaba, entonces él se empego a repegar mas a mis nalgas, ya que yo estaba acostada de lado, sentía como crecía su pene y lo restregaba en mi trasero, sentía como su verga le rozaba y apretada justo en mi ano como si quisiera meterlo, pero mi ropa lo impedía, después de un rato de acariciarme las piernas sentía como metía sus dedos entre mis piernas para llegar a mi vagina, yo las separe un poco creo que por instinto, y el empezó a tocarme ahí, después de un rato me moví un poco y él se levantó y se fue.

 

La no che siguiente no pasó nada, pero la tercera noche volvió a regresar a mi habitación para entonces no tenía mi pijama de siempre que era pantaloncito y blusa, sino un blusón que me llegaba arriba de las rodillas, entonces podía sentir su piel cuando de nuevo empezó a acariciarme las piernas y repagárseme por detrás, del mismo modo ponía su verga justo en mi ano pero esta vez sentía más como  empujaba porque solo tenía mi panty, y esta ves metía sus dedos directo en mi vagina por encima de mi pantaleta, tocaba mis senos pero lo que me ponía como loca era que pasara su dedo por el largo de mi rayita que separa mis labios vaginales así que no pude contener un gemido de placer, entonces él me dijo: ¿ no estabas dormida verdad? Y le dije que no, entonces él me dijo mejor así será mejor, entonces me voltee hacia él y comenzó a besarme muy apasionadamente y yo le correspondí el siguió acariciándome la vagina mientras metía su lengua en mi boca, después de un rato me bajo el calzón y sentí su piel en mi vagina y me sentí súper mojada, y él lo noto porque me dijo lo estas gozando verdad mi hijita y le dije que si en eso se levantó de la cama y se bajó sus calzones y ya tenía su verga semi parada y me dijo te la voy a meter y eso te va a gustar más, pero le dije que no, que tenía miedo, y él me dijo: yo no te voy a obligar a nada que no quieras, entonces quieres probar con la boca? Y le dije que sí, me senté en la cama y él se acercó a mí, lo puso a la altura de mi boca, y yo lo tome con mi mano estaba muy caliente y duro pero no mucho, color café obscuro pero no negro, le empezaba a salir gotas transparentes y le pregunte qué era eso, y me dijo: se llaman gotas de placer cariño y eso quiere decir que me tienes muy excitado, lo metí a mi boca y comencé a chupar no sé cuánto tiempo lo hice pero se empezó a poner más y más duro y más y más grueso a  tal grado que yo no podía meterlo a mi boca, y la verdad es que me gusto no  me dio asco como pensé que me daría, sino todo lo contrario me tenía 100 % excitada, entonces él me dijo: mi amor quiero metértela para que salga mi semen en ti quieres eso amor?, y le dije si pero tengo miedo que tal si quedo embarazada o algo prefiero no hacerlo, entonces él me dijo: yo sé que por detrás no te pasara nada, entonces le pregunte como que por detrás?, y me dijo: si por el ano, además de que no te embarazas se siente muy rico dicen las mujeres, y tu mi amor con esas pompis tan ricas que tienes me antojas mucho vamos a  intentarlo, entonces le dije que sí que lo intentáramos, así que me recosté en la cama de nuevo de lado y el acerco un bote de crema para el cuerpo y empezó a embarrármela entre las nalgas con sus dedos, sentía tan rico que hiciera eso entre mis dos nalgas, metía un dedo en mi ano para meterme con el crema y lubricara mejor, después de eso, sentí la punta de su verga en mi ano, empujando para que entrara, pero me dolía un poco el con una mano me separaba una de mis nalgas para que entrara mejor, en eso con tal de que no me doliera yo también comencé a ayudar agarrándome la nalga y abriéndola lo más que pude, en eso sentí como entro y me saco un grito, el con su mano libre me comenzaba a tocar mis senitos mientras me daba un beso y escupía en mi boca, ya de un rato sentía que entraba más y más pero solo aguante la mitad de su verga y le dije que ya me lastimaba, entonces él me dijo: no mi vida si no se trata de que te duela sino que lo disfrutes, entonces ahí se detuvo en la mitad y a partir de ahí se comenzaba a mover de adelante a tras sentía como recorría por dentro de mi ano con su cabeza hasta que casi se salía y de nuevo la empujaba asta adentro como la tenía antes, y así muchas veces, fue en entonces cuando sentí mi primer orgasmo, mi cuerpo se puso duro y empecé a contraer mi abdomen y mi vagina, sentía muchos calosfríos y un placer que nunca he podido describir  me quede muy quita mientras él seguía metiéndolo y sacándolo y me dijo: mi amor apretaste mucho mi verga con tu ano que ya no la pude mover se notó mucho tu orgasmo no dejabas de apretarme la verga así que ahora me toca a mí, entonces después de un muy rico dolor y placer, la saco  y empezó a venirse en mis nalgas justo en medio de las dos nalgas afuera de mi ano y sobre de ellas.

Terminamos con un rico beso y me fui al baño a bañarme, aunque ese día no me des quinto por la vagina si lo hizo por el ano y la boca, ahora tengo 14 años voy a cumplir 15 y seguimos cogiendo ya que a los 13 me des quinto la conchita pero esa es otra historia.

 

No olviden que los amo y los espero en mi face y en mi blog.

DEBORA

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. awww preciosa k rico relato tan sabroso.. siempre imagine como seria tu primera vez.. para que disfrutes tanto el sexo y que rico como fue.. aunk no t puedo comentar en el face lo bueno k aki t puedo expresar mi admiracion a tan hermosa niña tan pekeña y sexy. y cachondita me encantan tus relatos y tus fotos.. eres preciosa.. amaria pasar un dia contigo.. aunk sea un sueño pienso en ti en cada corrida k tengo..

    ResponderEliminar
  3. y asi como dices en tu relato hoy t dedico mi corrida.. por tan sexys relatos y fotos preciosas.. besos nena

    ResponderEliminar